Como cada año, este 1 de diciembre se celebra el Día Mundial de la Lucha contra el Sida. Y esa lucha no se puede hacer sin promover la información fiable y desmentir los bulos y la desinformación que hay al respecto. Antes de desmentir varios bulos habituales necesitamos aclarar algunos conceptos.

El sida, acrónimo del síndrome de inmunodeficiencia adquirida, es causado por el VIH, siglas de virus de inmunodeficiencia humana. No todas las personas infectadas por el VIH desarrollan la enfermedad pero sí pueden infectar a otras. Y ese virus, efectivamente, existe y está asociado al sida. No importa quién lo diga. Nuestros compañeros de ‘Yo, Doctor’ lo explican en una genial viñeta.

El virus del VIH existe

¿Puedo infectarme de VIH por un beso?

Existen muchos bulos sobre cómo se transmite el VIH. Para que quede claro, el VIH no se transmite ni por el aire ni por el agua, ni por la saliva, el sudor, las lágrimas o los besos si no hay heridas ni al compartir alimentos, bebidas o inodoro.

Solamente se puede contraer VIH a través de ciertos líquidos corporales: la sangre, el semen, el líquido preseminal, las secreciones rectales, las secreciones vaginales y la leche materna de una persona que tiene el VIH. Estos líquidos deben entrar en contacto con las membranas mucosas que se encuentran dentro del recto, la vagina, el pene y la boca; con tejidos lesionados de la otra persona o inyectados directamente al torrente sanguíneo (con una aguja o jeringa) para que ocurra la transmisión.

En consecuencia, las formas más comunes de transmisión son a través de comportamientos sexuales o el uso de jeringas. También es posible el contagio de madre a hijo durante el embarazo, en el parto o a través de la lactancia materna, pero un tratamiento contra el VIH de la madre puede reducir mucho el riesgo de infección del bebé. Las probabilidades de contraer el VIH a través de las relaciones sexuales orales son extremadamente bajas.

Los besos ‘con lengua’ muy raramente pueden transmitir el virus: solo si las dos personas tienen llagas o encías sangrantes y la sangre de la persona VIH positiva entra al torrente sanguíneo de la persona sin VIH porque el virus no se transmite a través de la saliva.

El contacto casual, la convivencia o compartir un lugar de trabajo con personas con sida no es un factor de riesgo para contraer el VIH. El estigma en torno a las personas infectadas es perjudicial para ellas y su entorno.

Otras formas de contacto menos habituales y dudas que puedas tener sobre la transmisión del VIH están explicadas en este artículo del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

Curas milagrosas del sida que no funcionan

Que si la ozonoterapia ayuda a cura el sida, que si el MMS (una especie de blanqueante industrial) cura el sida… Toda cura del sida que a día de hoy te vendan es, lo sentimos, una patraña. No existe una cura todavía para el sida pero sí se investiga para encontrarla, con equipos científicos altamente especializados.

La terapia antirretroviral ha conseguido reducir la mortalidad del sida y la ha convertido en una enfermedad crónica. También existen medicamentos antirretrovirales que, después de una posible exposición al VIH, previenen la infección pero no son 100% eficaces. La profilaxis preexposición reduce la probabilidades de infectarse mediante la toma continuada de medicamentos. Este tratamiento preventivo se recomienda para personas en muy alto riesgo de contraer el VIH a través de relaciones sexuales o del consumo de drogas inyectables.

También es posible nacer sin VIH de una madre infectada. Frente al entre 15% y 45% de probabilidades de transmitir el virus de madre a hijo, con tratamiento y una serie de intervenciones hasta el fin de la lactancia este riesgo se reduce al menos del 2%, según la Organización Mundial de la Salud.

No hay plátanos infectados por sida

Nos habéis preguntado mucho en nuestro WhatsApp (655 19 85 38) por este bulo viejo que vuelve cada poco. Ya ha sido desmentido por la Guardia Civil. Otra versión del mismo bulo pero con naranjas ya lo desmintió Verne en 2015.

No están poniendo agujas infectadas por VIH en las gasolineras

Corría el mes de junio de 2017 y muchos nos preguntasteis por una publicación de Facebook que decía que estaban poniendo agujas infectadas por VIH en las gasolineras. Este bulo también fue desmentido por la Guardia Civil.

No, no es cierto que este verano “inmigrantes” contagiasen de VIH a la “Policía Nacional”

Un caso de contagio de sarna en el CETI de Motril se convirtió en un bulo que decía que este mes de agosto inmigrantes contagiaron de VIH y tuberculosis a policías nacionales.

Nuestro desmentido

La información correcta y veraz es clave para proteger y mejorar la salud pública. Necesitamos que se difundan datos adecuados respecto al sida y el VIH para reducir su infección, evitar timos y que el estigma no afecte a las personas que (con)viven con el VIH.

#FundaMaldita.

Te necesitamos para luchar contra la mentira. Llevamos un año detectando, comprobando, desmintiendo y viralizando la verdad con tu ayuda y queremos seguir construyendo Maldita.es contigo.

Queremos convertirnos en fundación para no ser propiedad de nadie y hemos empezado un crowdfunding. Dona si puedes y difunde en redes.

Hazte embajador/a de Maldita.es