Maldita Ciencia
02/06/2020

Lavar y desinfectar en tiempos del coronavirus: lo que sabemos sobre la mejor forma para limpiarte tú, tu casa, tus objetos y los alimentos que compras

A lo largo de estas semanas de crisis pandémica, desde Maldita Ciencia os hemos estado explicando cuáles son las mejores medidas de higiene para hacer frente al virus SARS-CoV-2 según las autoridades sanitarias.

He aquí un resumen de las más importantes.

Las mentiras embarran el debate público y pueden ser peligrosas para la salud. La información verificada sobre el COVID-19 marca la diferencia. La verificación está bajo ataque. Si nuestro trabajo te es útil y crees que es más necesario que nunca, pincha aquí para hacerte Embajador/a y ayúdanos a luchar contra los bulos de la pandemia.

La primera y más básica: lavarse las manos durante al menos 40 segundos

Es la medida más importante, repetida una y otra vez desde el principio: no te canses de lavarte las manos. Y con jabón, no vale solo con agua. Sabemos que ya te lo sabes, pero por si acaso aquí te explicamos cómo hacerlo correctamente. No te olvides de hacer todos los movimientos recomendados para limpiar todos los rincones de las manos. Un truco que puedes explicar a los niños es el de cantar dos veces Cumpleaños Feliz: el tiempo que se suele tardar es el adecuado para el lavado de las manos.

Y sí, en casa también hay que lavarse las manos frecuentemente. Según las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, los momentos más importantes (pero no únicos) para frotar las manos con agua y jabón son antes de comerantes y después de ir al baño y, por supuesto, después de sonarse, toser o estornudar.

En general, hazlo siempre que hayas estado en lugares públicos, sobre todo si has tocado alguna superficie y si vas a trabajar y has estado en contacto con objetos que hayan tocado otras personas. Esta es una de las formas más eficaces de evitar que los microorganismos causantes de gran cantidad de enfermedades puedan contagiarnos, no solo el coronavirus, como te explicamos aquí.

Aquí te explicábamos también por qué el jabón es perfecto para acabar con él (“la magia del jabón”, como la define el físico y divulgador Alberto Sicilia), gracias a sus moléculas (llamadas surfactantes), que tienen dos extremos: uno se siente atraído por grasas, mientras que el otro tira hacia el agua. Cuando estas moléculas entran en contacto con la capa externa de grasa del SARS-CoV-2, la disuelven y desgarran el virus.

Y si no puedo lavarme las manos, ¿me vale con un gel desinfectante?

Siempre es mejor lavarse las manos con agua y jabón (ya os lo hemos dicho solo un par de veces, ¿verdad?), pero si nos encontramos en una situación en la que no tenemos un grifo y unas gotas de jabón a mano, podemos usar los geles desinfectantes. Los de base de alcohol son los más efectivos. Deben contener al menos un 60% de alcohol. ¿Qué hacen las moléculas de alcohol? Dos cosas: disuelven la capa grasa externa del virus y dañan la estructura de las proteínas del virus, destruyéndolo.

El lavado adecuado con desinfectante requiere algo menos de tiempo, de entre 20 a 30 segundos. En la palma de la mano en una dosis de producto suficiente para cubrir todas las superficies. Los movimientos son los mismos que hay que hacer con agua y jabón, éstos.

Cómo desinfectarse

¿Y cómo desinfecto objetos o superficies que podrían haber entrado en contacto con el virus?

Como os comentamos aquí, el Ministerio de Sanidad el 8 de abril publicó un listado de productos virucidas autorizados en España que puedes leer aquí completo, tanto por su nombre comercial, su sustancia activa o su forma de aplicación.

Estos productos son, además de la lejía o hipoclorito sódico, el ácido láctico, el agua oxigenada o peróxido de hidrógeno, el etanol o alcohol, el cloruro de didecildimetil amonio y el glutaraldehido, entre otros.

Para limitarse a los productos más comunes, recordamos que el alcohol de 70º o desinfectantes como la lejía (hipoclorito sódico al 0,1%), son válidos para superficies

Igualmente, si usamos lejía, hay que tener algunas precauciones, que os explicamos aquí.

La lejía debe usarse con agua fría y hay que renovar esta mezcla cada día. De no hacer así, la lejía se evapora y no podríamos garantizar que la concentración sea la adecuada. La concentración de lejía aconsejada es de 1:50 (una parte de lejía y 50 de agua; por ejemplo 1 litro de agua y 2cl de lejía), según las recomendaciones del Ministerio de Sanidad. Es importante rociar la superficie que queramos desinfectar y luego dejar actuar durante unos 10 minutos para obtener el máximo efecto. No te olvides de utilizar guantes cuando vayas a limpiar con lejía.

*Nos habéis hecho llegar algunas dudas sobre si esta es una concentración realmente eficaz para inactivar el coronavirus, tal y como plantea aquí la química y divulgadora Déborah García Bello. Según sus cálculos, la proporción 1:50 obtenida al mezclar 20 cl de lejía con un litro de agua no tendría suficiente capacidad desinfectante para asegurar la protección necesaria frente al coronavirus. En su opinión sería más adecuada aumentar la cantidad de lejía a 30 cl por litro. Aquí explica de dónde podría provenir lo que considera "la recomendación sobre desinfección más popular e incorrecta".

Sobre este tema, hemos consultado al catedrático de Química Teórica Manuel Alcamí. Su respuesta ha sido que es difícil controlar la concentración exacta de la mezcla. "Lo recomendado por las autoridades está dentro de limites razonables, y a nivel casero dudo que nadie pueda tener precisión para saber qué disolucion ha preparado, ni que se fije en la concentración de la lejia que compra. Lo que sí está claro es que en cualquier caso estará en unos márgenes donde la mezcla tendrá un poder desinfectante alto".

También es fundamental no mezclar lejía con otros limpiadores. No hay necesidad de hacerlo porque es efectiva por sí sola y mezclar limpiadores podría provocar un cloro gaseoso tóxico peligroso para la salud. Te lo recordamos aquí.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) proporciona una serie de recomendaciones si utilizamos lejía para desinfectar: eliminar previamente la suciedad con agua y jabón, respetar la dosis recomendada, diluirla en agua fría, prestar atención y llevar cuidado con posibles salpicaduras en la cara, ojos y ropa y ventilar bien tras su uso.

Esto último no tiene nada a que ver con el COVID-19: es para protegernos, como los guantes cuando la utilicemos. No olvidemos que la lejía no deja de ser un agente altamente tóxico tanto para el virus como para las personas.

En cuanto al agua oxigenada (peróxido de hidrógeno), una solución mínima de 0,5% es efectiva contra virus. También reacciona y destruye las proteínas virales y el material genético. Del mismo modo, se debe dejar actuar hasta 10 minutos. Tampoco hay que mezclarla con otros limpiadores, en especial aquellos que contienen vinagre.

Si estás utilizando geles desinfectantes de base de alcohol para limpiar superficies, los Centros de Control de Enfermedades (CDC) de EEUU recomiendan que tengan una concentración mínima del 70%.

Unas pautas de limpieza de los hogares que nos pueden ayudar en el día a día

Para saber qué precauciones nos conviene tomar a la hora de limpiar nuestra casa, te explicamos aquí una serie de buenas pautas que, según el Ministerio de Sanidad, te ayudarán a reducir el riesgo de contaminarte con el coronavirus.

  1. Asegúrate de que todas las habitaciones y zonas comunes de la casa estén bien ventiladas. Abre las ventanas de 5 a 10 minutos al día como mínimo.
  2. Realiza una limpieza diaria utilizando guantes de un solo uso.
  3. Esta limpieza debe hacerse primero con agua y jabón. En las superficies debes insistir en las zonas de recepción (la entrada de la casa) y en las superficies que se tocan con más frecuencia.
  4. Utiliza desinfectante (que puedes encontrar en el supermercado) en barandillas, interruptores, pomos, manecillas de puertas, telefonillos, cajetines para el correo etc. Si es posible, esta actividad se realizará frecuentemente en función del tránsito de la zona.
  5. Una vez finalizada la limpieza, quítate los guantes y tíralos a la basura (aquí te contamos cómo hacerlo con seguridad). Posteriormente debes lavarte las manos con agua y jabón durante al menos 60 segundos.

Precauciones extra en caso de que haya una persona sospechosa o confirmada con coronavirus en casa

En Maldita.es ya os hemos explicado el protocolo en caso de que convivas con alguna persona que haya contraído el coronavirus. En el caso de la limpieza de la casa, además de las indicaciones anteriores, hay que tener en cuenta otras precauciones extra.

  1. Además de los guantes de un solo uso, la persona que haga la limpieza diaria debe utilizar, si es posible, mascarilla.
  2. Utiliza desinfectante también en las superficies del baño, grifos y fregaderos, inodoros, teléfonos móviles, tablets y teclados de los ordenadores.
  3. Empieza la limpieza desde la parte más alejada de la puerta de entrada de la casa y termina en la más cercana.
  4. Tira los guantes y mascarilla a una bolsa, ciérrala y mete esta bolsa en otra bolsa antes de lavarte las manos.
  5. Lava la vajilla, los cubiertos y los utensilios de cocina con agua caliente y jabón.
  6. Lava la ropa a, al menos, 60 grados.

Hablando de mascarillas, ¿qué puedo hacer para desinfectarlas?

En Maldita Ciencia, ya hemos hablado muchas veces de mascarillas. Aquí os explicamos qué no hacer cuando las llevamos, aquí cómo es mejor recogerlas y manejarlas, aquí qué materiales son más eficaces para hacerlas caseras y minimizar el riesgo de contagio, aquí si las de papel son eficaces para evitar el contagio, y aquí si se recomienda o no llevarlas puestas a toda la población (reflejando el cambio de criterios de las autoridades sanitarias).

Pero, ¿cómo podemos higienizarlas?

También, os hemos contado esto aquí. Lo primero que hay que tener claro es que reutilizar una mascarilla pensada para un solo uso no es lo ideal y no hay un método respaldado por instituciones científicas o sanitarias para hacerlo. También conviene aclarar que estas indicaciones no están pensadas para aquellas personas que deben llevar mascarilla en su centro de trabajo, que en ningún caso deben llevarlas a sus casas para esterilizarlas. En esos casos son las empresas o instituciones las que deben proporcionar material adecuado a sus trabajadores

Aun así, ante la escasez generalizada de este producto, científicos de varias universidades y centros de investigación estadounidenses, han reunido aquí toda la evidencias disponibles para elaborar una guía lo más eficaz y segura posible, aunque dejan claro en la presentación de la iniciativa que no respaldan ningún procedimiento en concreto y que los resultados hay que aplicarlos con cautela.

Según los resultados publicados por esta iniciativa, hay tres modos especialmente prometedores de desinfectar una mascarilla: utilizando calor, utilizando radiación ultravioleta y utilizando vapor de agua oxigenada.

Los científicos americanos han recopilado también algunos métodos de desinfección que no conviene aplicar a estas mascarillas ya que pueden estropearlas hasta el punto de dejarlas inservibles.

Los métodos que descartan son:

  • agua y jabón: "empapar las mascarillas en agua jabonosa degrada los filtros de las mascarillas", explican.
  • alcohol: de nuevo, utilizar métodos líquidos con alcohol degrada las mascarillas. "Esto incluye desinfectantes líquidos que incluyan el alcohol como ingrediente, soluciones de manos hidroalcohólicas y toallitas húmedas desinfectantes que contengan alcohol".
  • inmersión en lejía: como en los casos anteriores, sumergir las mascarillas en líquido no es recomendable ya que puede degradar los filtros. Sin embargo, los científicos hacen algunas consideraciones respecto a la lejía. Según sus resultados, pasar una toalla o paño humedecido en lejía tres veces por la mascarilla no daña la mayoría de los filtros analizados y sí podría tener un efecto desinfectante. A cambio, la lejía es un producto con riesgos para la salud, especialmente para las personas asmáticas o especialmente sensibles.
  • dejar la mascarilla airearse por la noche: el SARS-CoV-2 puede aguantar varios días en superficies, explican los científicos, así que "mantener la mascarilla a temperatura ambiente durante la noche no es una descontaminación suficiente".

Sobre el uso de algunos electrodomésticos para llevar a cabo la desinfección casera de mascarillas, como los microondas o las arroceras, aquí os contamos lo que sabemos sobre esto. A día de hoy no hay recomendaciones generales ni oficiales al respecto. Es cierto que el calor que generan algunos de estos electrodomésticos podría ayudar a esterilizar las mascarillas, pero también podría deformarlas haciendo que pierdan eficacia.

Las mascarillas caseras de tela, a la lavadora con agua caliente

No hay recomendaciones oficiales para desinfectar mascarillas de tela más allá de tratarlas como a cualquier pieza de tela potencialmente expuesta al virus: lavarlas con agua caliente entre 60 y 90 grados durante al menos 30 minutos y dejarla secar del todo antes de volver a usarlas.

Finalmente, según Marián Boticaria García, que habla de este tema en este post de su blog, "si solo usamos la mascarilla una vez a la semana para ir a la compra, quizá sería más conveniente guardarla en una bolsa cerrada hasta su próximo uso. La posible carga viral en las superficies disminuye con el tiempo".

Cómo manejar con seguridad frutas y verduras

Si te preocupa un posible contagio a través de los alimentos, especialmente por las frutas y verduras que hayas comprado y traído a casa, puedes seguir estas instrucciones para quedarte tranquilo.

Una vez llegamos a casa, hay que prestar especial atención a no tocarnos la cara y comprobar que las superficies están limpias, lavarnos las manos, abrir las bolsas, sacar los productos y volver a lavarlas después. La contaminación por envases es remota, porque no deberíamos hablar ni toser sobre ellos; pero si queremos limpiarlos, podemos hacerlo con un paño y lejía diluida (dos cucharadas soperas por litro).

"En el caso de fruta y verdura también tenemos que lavarla, bajo un chorro de agua fría frotando bien. Si queremos dejarla en remojo con líquido desinfectante, debemos asegurarnos de que este sea de uso alimentario y de aclararlo bien después, para eliminar los restos que pudieran quedar", indica Gemma del Caño experta en industria alimentaria. Y concluye recordando que, al acabar, debemos lavarnos las manos de nuevo.

Te lo contamos con detalle aquí.

¿Y qué hago con los otros objetos (coches, zapatos, cartera, llaves…)?

Por supuesto, aquí también os explicamos qué recomienda el Ministerio de Sanidad.

Además de lo que ya hemos comentado más arriba, el Ministerio aconseja:

  • Si utilizas el coche, lávalo con frecuencia, especialmente en las partes que más se tocan (tiradores de las puertas, agarraderos, volante, palanca de cambios...).
  • Quítate los zapatos y déjalos en la puerta.
  • Deja en una caja en la entrada objetos que no vayas a necesitar en casa, como la cartera o las llaves.
  • Desinfecta objetos que hayas tocado estando fuera, como las gafas o el móvil. Hazlo utilizando pañuelos desechables y agua y jabón o una solución alcohólica.
  • Si has estado en un ambiente cerrado con otras personas, quítate la ropa sin sacudirla y guárdala en una bolsa hasta ponértela para volver a salir o hasta lavarla en agua caliente.

*Hemos actualizado este artículo para incluir la aclaración a las dudas sobre la concentración adecuada de lejía para desinfectar.

Os estamos contando todos los bulos por los que nos estáis preguntando respecto a la COVID-19 en este recopilatorio. Además, tenemos un especial sobre este tema donde también puedes consultar consejos de prevención y preguntas y respuestas sobre el brote del nuevo coronavirus.

Fact-checkers de 41 países nos hemos unido para luchar contra la ola de desinformación que ha traído consigo el nuevo coronavirus iniciado en China, puedes leer más sobre los desmentidos en este artículo y en este otro del IFCN. También puedes compartir este artículo utilizando el hashtag #CoronavirusFacts.

Otros artículos de Maldita.es