MALDITA.ES

Periodismo para que no te la cuelen

Maldita te explica
04/06/2020

Por qué son distintas las cifras de muertos que se están vinculando con COVID-19 en los informes del Ministerio de Sanidad, en el informe MoMo y en el INE

El 3 de junio se hicieron públicos los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) relativos a las defunciones durante la pandemia del coronavirus. Este informe dice que, en las semanas de la primera ola de la pandemia por coronavirus (del día 9 de marzo al 10 de mayo) hubo en España un total de 119.579 personas fallecidas, 48.032 más que en el mismo período del año anterior.

Nos estáis preguntando mucho sobre por qué estos datos no coinciden con los ofrecidos por el Ministerio de Sanidad (que el día 10 de mayo había notificado un total de 26.744 muertos con COVID-19) ni con los de los informes de exceso de mortalidad (MoMo) del Centro Nacional de Epidemiología (CNE), que para estas mismas fechas da un exceso de muertes de 43.065 personas. O lo explicamos.

El Ministerio de Sanidad contabiliza los fallecidos confirmados con COVID-19

Los informes diarios del Ministerio de Sanidad contabilizan los muertos que comunican las comunidades autónomas, como ya os hemos explicado en Maldita.es. El 7 de abril Salvador Illa, el ministro de Sanidad, explicó en rueda de prensa que “toda aquella persona que ha sido diagnosticada positivamente del virus de coronavirus y fallece es una persona computada como un fallecido por coronavirus” [min. 7.28] y que esta definición “es una de las más exigentes de Europa”. Sin embargo, el problema está justo aquí: para diagnosticar a una persona como positivo se le tiene que hacer un test y dar positivo. A 4 de junio no existen datos de a cuántas personas se les hacen las pruebas PCR o de anticuerpos una vez han fallecido.

Además, como también os hemos explicado, estos datos se van revisando a diario. Por ley, las comunidades autónomas deben notificar al Ministerio de Sanidad día a día el número de fallecidos que han registrado en las últimas 24 horas. Sin embargo, pueden aparecer más tarde en los informes del ministerio debido a que “se está realizando una validación de los casos de fallecidos que permitirá corregir la serie histórica que se actualizará semanalmente”, como indica el informe de Sanidad del 1 de junio

También es posible que casos notificados se eliminen al ajustar los datos. Esta es la razón por la que, por ejemplo, el informe del 25 de mayo tuvo un número menor de muertes que el del día anterior, el del 24 de mayo.

Los informes MoMo y el INE usan los mismos datos de los registros civiles, pero no utilizan la misma metodología

Tanto el informe MoMo como el INE utilizan los datos de fallecimientos que ofrecen los distintos registros civiles de España. Entonces, ¿por qué el número de fallecidos no coincide? Porque no utilizan la misma metodología.

MoMo es un sistema para la vigilancia de la mortalidad gestionado por el Centro Nacional de Epidemiología (CNE), que depende del Ministerio de Ciencia. Este sistema incluye los datos de 3.292 registros civiles. En la web se indica que no es correcto extrapolar los resultados de MoMo a toda la población española, ya que sus datos representan al 92% solamente. Esto es debido a que algunos municipios no cuentan con registros civiles informatizados.

Esta es la primera diferencia con el INE, que como explica en su documento metodológico, hace un ajuste estadístico para que los datos puedan representar al 100% de la población, no solo al 92%.

MoMo cuenta con un modelo estadístico que permite estimar la mortalidad diaria en función de los datos históricos de fallecimientos y, por tanto, es posible cuantificar cuánto se aleja la cifra de muertes de la cifra que se consideraría “normal” para una fecha determinada. Para ello, calcula diferencia entre la media de fallecimiento de todos los años anteriores (desde 2008) y el número de muertes del día en cuestión.. Así, según los informes MoMo, entre el 9 de marzo y el 10 de mayo de 2020 hubo 43065 muertos más de lo esperado teniendo en cuenta las defunciones en los mismos periodos entre los años 2008 y 2019.

Aquí es donde se encuentra la segunda diferencia con el INE: el INE sólo compara las muertes con el año anterior y no con la media de todos los años anteriores. Así, el exceso de muertes del INE, de 48.032 personas, es con respecto a los fallecidos en 2019.

Ni los informes MoMo ni el INE explican el motivo de la muerte, por lo que no se puede decir que todo el exceso de muerte se deba al coronavirus

En los certificados de inscripción de la defunción en los registros civiles no consta la causa de muerte. La causa de muerte de un fallecido sólo aparece en el certificado médico de defunción que debe haber rellenado un facultativo sanitario. Este documento, además, se utiliza con fines estadísticos: se envía al Instituto Nacional de Estadística de forma mensual para la elaboración de la Estadística de Defunciones que se publica en diciembre del año siguiente a la recogida de los datos. Es decir, los datos de 2020 estarán disponibles en diciembre de 2021 tal y como indica el calendario del propio INE.

En caso de defunción y que no haya sido necesaria la intervención judicial (accidente, homicidio…), los documentos necesarios para la inscripción en el Registro Civil son:

Por tanto, el dato de causa de muerte existe y se envía al INE (Instituto Nacional de Estadística), pero no está siendo publicado. Al no estar publicado, no podemos saber qué porcentaje del exceso de muertes se debe al coronavirus.

La Organización Mundial de la Salud cifra en casi 30.000 los muertos por COVID-19 en España

Los datos del Ministerio de Sanidad tampoco coinciden con los de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Según Sanidad, a 3 de junio habría un total de 27.128 muertos por coronavirus. Sin embargo, según la OMS la cifra sería de 29.858, casi 3.000 fallecidos por coronavirus más.

Según la Cadena SER, el Ministerio de Sanidad ha pedido explicaciones a la OMS sobre estos datos, cuyo origen no especifican en su página web.

Otros artículos de Maldita.es